jueves, 11 de mayo de 2017

COMO DISOLVER EL EGO ~ Atman Nityananda

 
COMO DISOLVER EL EGO

Para disolver el ego hace falta ser consciente de sí mismo, estar alerta y vigilante y observar lo que pasa dentro de sí, momento a momento.

 La autoobservación

La autoobservación es el sentido interior que nos permite tomar consciencia de los pensamientos, las emociones, las sensaciones y las imaginaciones que están funcionando en nosotros cada momento.

Con la autoobservación, que es una acción consciente y voluntaria, nos podemos dar cuenta de los defectos psicológicos (como por ejemplo la lujuria, el orgullo, la gula, la avaricia, la envidia etc.) que están detrás de los pensamientos y las emociones (negativas como la ira, el miedo, la depresión, la angustia que son defectos en sí mismos también). Todo pensamiento y emoción tienen como causa uno de los defectos conocidos: lujuria, lascivia, gula, avaricia, codicia, envidia, pereza, orgullo, etc., así como la baja autoestima, la inferioridad, la baja autoconfianza, la cobardía y la vergüenza.

Así que, observando los pensamientos y las emociones y con la ayuda del discernimiento descubriremos el defecto que los causa y así tendremos la oportunidad de comprenderlo y eliminarlo.
Con la autoobservación podemos también tomar consciencia de los resultados de nuestro trabajo interior y ver cuánto se ha reducido la fuerza del defecto que tratamos de disolver.

El discernimiento

Por supuesto, junto con la autoobservación es muy muy importante desarrollar la capacidad de discernimiento sin la cual no podemos tomar consciencia de cómo funciona la mente egoísta, cómo nos manipula, cómo nos hace identificar con el cuerpo, los objetos, los pensamientos, las sensaciones y las emociones, cómo nos engaña y nos hipnotiza. El desarrollo del discernimiento está relacionado con varios factores; uno de ellos son el Satsang (la compañía con sabios e iluminados), la lectura de textos sagrados y de palabras de los sabios y la reflexión sobre estas ideas, la investigación o indagación, la atención plena (unos la llaman Mindfulness), la pureza de la mente y el aumento del Sattva guna en la mente. 

Observar con atención plena con el propósito de escudriñar y descubrir cómo se hace la identificación con los pensamientos y las emociones, y la proyección, es uno de los objetivos espirituales más importantes.

Igual de importante para el desarrollo del discernimiento es también el desarrollo del desapasionamiento y el tratar de conectar la causa y la consecuencia por medio de la observación y la reflexión.

Desidentificación y disolución de los defectos egoístas

Para eliminar el ego es indispensable parar la identificación con los patrones mentales y emocionales y con los objetos sensoriales. Para lograr esto hace falta desarrollar la capacidad de recordar a nuestro ser y estar alerta y conscientes del espacio silencioso interior· y desde este estado de presencia y por medio de la atención plena y del discernimiento seremos capaces de tomar consciencia del proceso de la identificación creado por el ego. Así que, recordando a nuestro Ser y con la ayuda de la atención plena y el discernimiento lograremos parar la identificación y la ilusión que la identificación produce junto con la imaginación. 

Hacer preguntas es también una manera muy eficaz para parar la identificación y recordar ser conscientes de nosotros mismos.  Unas preguntas fundamentales son: 

¿A quién surge esta emoción/pensamiento/deseo etc.?
 ¿De dónde surge esta emoción/ pensamiento/deseo?
¿Qué tiene que ver este pensamiento conmigo?
¿Qué quiere esta emoción/pensamiento? 
¿Este pensamiento es verdadero?

Capacidades importantes para disolver el ego

¡Importante! Nuestra capacidad de disolver el ego se desarrollará mucho cuando la capacidad de ser autoconscientes y estar vigilantes, así como las capacidades de concentración, auto-observación y discernimiento junto con el desapasionamiento crezcan a un nivel bastante alto.

Claro está que el centro del trabajo espiritual es desarrollar la capacidad de ser conscientes de nosotros mismos. Tenemos que conocer y comprender qué es ser consciente de sí mismo y practicar sin parar para desarrollarlo más y más, hasta el despertar y la realización de nuestro Ser verdadero. Entonces, ser consciente de sí mismo, auto-observación, discernimiento, desapasionamiento y concentración son los factores más importantes del desarrollo espiritual cuyo objetivo último es la disolución total del ego y la realización del Ser.

También, cualidades como: paciencia, perseverancia, fe, autoconfianza, sinceridad, tolerancia, coraje, determinación, coherencia y diligencia son muy muy importantes acompañadas, en todo caso, de una aspiración ardiente de realizar la verdad.

LA PRÁCTICA DE LA DISOLUCIÓN DEL EGO

La disolución del ego es algo que lo intentamos llevar a cabo de varias maneras y técnicas. Hay una gran gama de prácticas con las cuales podemos poco a poco eliminar las ramas o las tendencias egoístas y el ego mismo. Recordad que la base son las capacidades anteriormente mencionadas. Estas capacidades junto con las técnicas o métodos serán las herramientas con las que trabajaremos para disolver el ego y para despertarnos a nuestra naturaleza verdadera. 

Aquí os explicaré dos métodos muy importantes y fundamentales para la disolución del ego. Un método para eliminar momento a momento los patrones egoístas y los defectos que surjan a lo largo del día y otro que podemos utilizar cada noche en una práctica específica de disolución del ego.

Estas dos prácticas son complementarias. Al desarrollar una luego podemos aplicar la otra con más eficacia. Además, quiero señalar que para eliminar el ego no es suficiente hacer solo unas prácticas por la noche sino trabajar en eso momento a momento. En cada momento hay que desindentificarnos de los pensamientos, los impulsos, los deseos, las emociones y los objetos sensoriales y por medios adecuados eliminar el aspecto egoísta que se manifiesta en aquel momento. Y dado que, por varias razones, es imposible percibir y comprender el ego profundamente cuando se manifiesta hay que hacer un trabajo en condiciones más favorables cuando estemos en casa. 

LA DISOLUCIÓN DEL EGO por INTROSPECCIÓN, AUTO-ANÁLISIS Y ORACIÓN

Cada noche (o a otra hora disponible) hacemos un repaso de los acontecimientos más importantes del día (importantes, para el trabajo psicológico); hacemos introspección y autoanálisis de los defectos sobre los que trabajamos, investigando los asuntos del día donde ellos surgieron. 

Según mi experiencia, al principio del viaje espiritual (cuando aprendemos a trabajar con nosotros mismos) es mejor poner como objetivo trabajar por un tiempo determinado más intensamente con uno o dos defectos. Por ejemplo, con la ira o el miedo -esto no significa que no apliquemos la técnica para disolver los demás defectos que percibamos a través de la auto-observación consciente. Cada uno decidirá según su experiencia propia con qué defecto es más importante trabajar por una temporada determinada.

Unas ideas fundamentales sobre la introspección y el autoanálisis

Cada noche hace falta recordar los asuntos que provocaron los defectos egoístas y observar -en condiciones favorables- las emociones y los pensamientos que surgieron en aquellos momentos. Así podemos descubrir cómo funcionan las emociones y los pensamientos, cómo nos engañan, cómo nos identificamos con ellos y cómo las emociones se asocian con los pensamientos y las imaginaciones. 

Además, hace falta encontrar cuál es la causa de nuestras reacciones (mentales, energéticas, emocionales o corporales); cuál es el defecto, el deseo, la necesidad, el programa (o patrón subconsciente) o la creencia que hay detrás de ellos y causa nuestras reacciones mentales y emocionales. 

Es importante también aprender desidentificarnos de la emoción y verla como algo ajeno de nosotros. Para conseguir esto hace falta desarrollar la capacidad de ser conscientes del silencio interior y observar la emoción desde este silencio (arraigados en el silencio). Cuando sentimos conscientemente la emoción y a la vez somos plenamente conscientes del silencio interior, la emoción pierde su poder y su importancia.

Es importante también reflexionar sobre el daño que nos hacen los defectos egoístas y los beneficios que perdemos a causa de ellos. 

Y al final de este autoanálisis tratamos de eliminar el defecto y las emociones negativas con una oración (véanse más abajo cómo hacemos esta oración-invocación). Cuando rezamos para la disolución de un defecto no pedimos la disolución de todos los defectos o de todas las emociones que estaban involucrados en aquel tema. Los investigamos uno por uno y pedimos por cada uno su disolución.  

Es cierto que cuando somos bastante conscientes de un defecto y tenemos buena comprensión de cómo funciona y cuáles son sus consecuencias y los daños que provoca en nosotros, cuando nos hemos dado cuenta de que nos esclaviza, que destruye nuestras relaciones y que nos impide vivir en armonía, amor y alegría entonces tenemos más ganas de disolverlo y lo hacemos con entusiasmo, firmeza, regularidad, determinación y devoción.

*Claro está que podemos aplicar también otras técnicas para disolver las tendencias egoístas y las emociones negativas, pero aquí me refiero solo en la oración. Algunas de estas técnicas son: el método EFT, los mantras (por ejemplo, Om, Om Sri Durgaye namaha etc.), la indagación enfocada y discriminativa, abrazar la tendencia negativa con el silencio interior.

Aplicando la oración

Es cierto que con la oración podemos eliminar todos los tipos de defectos y patrones egoístas y emociones negativas como por ejemplo el miedo, la ira, los deseos o los defectos como la gula, la lascivia, el orgullo etc. La oración es una manera muy fuerte para disolver todas las formas del ego, así como lo son la invocación y la repetición del nombre de Dios.

La oración (que os propongo más abajo) la aplicamos una vez terminado el autoanálisis de un defecto y con esta eliminamos una parte de energía de la emoción o del defecto que tratamos de analizar y comprender. 

¡Ojo! No somos nosotros los que eliminamos el defecto sino la energía divina. Lo que nosotros hacemos es sintonizar la mente y el corazón con la divinidad y pedir y permitir que la energía divina disuelva la energía del defecto.

La invocación para la disolución

Cuando terminas la introspección y el autoanálisis y quieres disolver el defecto (o cuando a lo largo del día tomas consciencia de que un defecto o una emoción negativa surge o funciona en ti), interiorizas la mente y la atención tomando consciencia del silencioso espacio interior y dices de corazón la oración. La hacemos con la simplicidad que la hace un niño.

Aquí, os presentaré unas oraciones para disolver el ego para que tengáis una idea de cómo hacemos esta oración específica para la disolución del ego y a continuación cada uno según su comprensión, sus experiencias y su preparación puede aplicarla de una manera personal. Según la practiquéis, encontraréis vuestra manera personal de hacerla. 

A. Oración a la Madre Divina 
B.  Oración a Jesucristo
C.  Oración a Dios impersonal

A. Oración a la Madre Divina

Ya que la Madre Divina es la que elimina el ego es adecuado rezarnos directamente a ella para disolver el patrón egoísta. La Madre Divina es la energía cósmica y también la inteligencia, la luz de la consciencia y el poder que gobierna el cosmos. La Madre Divina es la creadora del universo y es nuestro cuerpo, nuestra energía, nuestra mente e inteligencia y todo lo que hay en nosotros. El aspecto superior de la Madre Divina en nosotros es el Shakti Kundalini ya que cuando esta energía divina se despierta, todos los potenciales y las capacidades superiores se desarrollan completamente y cuando el Kundalini llega al Chakra Sahashara alcanzamos el Samadhi más alto y la liberación.

Para establecer una comunicación íntima con la Madre Divina y desarrollar nuestro amor y devoción es recomendable adorar* a la Madre Divina a través de cantos sagrados, oraciones, mantras y la repetición de sus nombres. Es más eficaz, purificatorio y transformador dedicar cada día, dos veces (o más) al día un tiempo para hacer japa nama con un mantra* o un nombre de la Madre Divina*. Hacer japa nama a lo largo del día es también muy importante y poderoso.

Nota:  
mantra* o un nombre de la Madre Divina: Unos mantras de la Madre Divina son: Om Sri Durgaye namaha, Om Sri Maha Kalikayai Namaha, Om krim kalikayai namah, Om Aim Hrim, Klim Chamundaye Vicce, Om Hring, Shring Haidakhandeswarie namaha

LA ORACIÓN 

Cuando terminas la introspección y el auto-análisis interiorizas la mente y la atención tomando consciencia del silencioso espacio interior y dices de corazón:
«Madre Divina te ruego elimina esta energía egoísta (sea la que sea: ira, miedo, envidia etc.) que ocupa mi mente y mi corazón». Mientras hacemos la oración podemos también imaginar o sentir que una luz disuelva la energía egoísta.
Y repetimos uno de sus nombres como por ejemplo:
Om Sri Durgaye namaha
Om Sri Shaktie namaha

*Cada religión tiene diferentes nombres para el aspecto femenino de Dios. Así que cada uno puede elegir el nombre que prefiera. 

Sentir y hacer la oración de corazón es muy importante. Todos los maestros nos han dicho que toda oración hecha de corazón ya se ha escuchado y se realizará. Esto sucede porque la mente y el corazón son los dos polos de la misma fuerza y cuando se unen crean realidad, de la misma manera que la electricidad funciona solo si usamos los dos polos.

Cuando unimos el pensamiento y el sentimiento conscientemente tomando consciencia a la vez del espacio silencioso interior, con-creamos con Dios y en este caso la oración se realiza y disuelve las tendencias egoístas.

De la misma manera podemos rezar para nuestra salud y para todo lo que necesitamos para desarrollarnos en el sendero espiritual.

B.      Oración a Jesucristo

Hacemos la oración de la misma manera que describí más arriba, solo que esta vez nos dirigimos e invocamos a Jesús Cristo. 

Así que, después de la introspección y del auto-análisis o cuando surja un defecto o una emoción negativa, interiorizas la mente y la atención tomando consciencia del silencioso espacio interior y dices de corazón:
 «Jesucristo te ruego elimina esta energía egoísta que ocupa mi mente y mi corazón»
Y repetimos su nombre unas veces:
Om Sri Jesucristo namaha
Podemos también imaginar o sentir que la Luz Crística disuelva la energía egoísta.

Será aún más eficaz, purificatorio y transformador dedicar cada día un tiempo para hacer japa nama (repetición del nombre de Dios) con el nombre de Jesucristo (puede ser dos veces por día). Hacer japa nama a lo largo del día es aún más poderoso y transformador.

C.      Oración a Dios impersonal

Utilizando esta oración nos dirigimos a Dios sin forma. Así que en las mismas circunstancias que arriba (después del autoanálisis o cuando surja algo negativo) interiorizas la mente y la atención tomando consciencia del silencioso espacio interior y dices de corazón:
«El poder y el amor de Dios disuelve esta energía y me llena luz y amor»
Lo dices y sientes que el amor y la luz te impregnan la mente, los pensamientos, las emociones y todo el cuerpo. 
Puedes repetir «El poder y el amor de Dios disuelve esta energía y me llena de luz y amor» una o dos veces más, y luego dices unas veces:
«Soy luz, Soy amor, Om luz, Om amor..... Soy luz, Soy amor, Om luz, Om amor.....»
Al decir «Soy luz, Soy amor, Om luz, Om amor..... Soy luz, Soy amor, Om luz, Om amor.....» sigues siendo que el amor y la luz te impregnan la mente y todo el cuerpo.

Luego dices unas veces -o si tienes más tiempo lo repites de uno hasta tres minutos:
«Soy paz, luz  y amor  (3x)
Om paz, Om luz, Om amor  (3x)
Ommmm, Ommmm, Ommmm»

LA DISOLUCIÓN DEL EGO MOMENTO A MOMENTO

Para hacer la práctica de la disolución de momento a momento con entusiasmo, determinación y firmeza es muy importante entender la naturaleza del defecto, cómo funciona, cómo nos esclaviza, qué daño nos provoca y esto será posible si observamos, investigamos y reflexionamos los defectos en condiciones favorables. Por eso es importantísimo tanto el auto-observarnos cuidadosamente, momento a momento, como el hacer esta práctica (la práctica específica para la disolución de los egos) regularmente cada noche.

A lo largo del día, aplicamos la oración (cualquiera  de las anteriormente mencionadas) cada vez que nos damos cuenta de que un defecto está funcionando ya en nosotros o, si estamos más alerta y avanzados en la auto-observación, cuando nos damos cuenta del defecto el momento que surja.

Por supuesto para aplicar la oración con la intención de disolver la tendencia egoísta que se haya manifestado, hace falta ser alerta y autoconscientes, observando conscientemente lo que pasa en nosotros mismos y con una disposición para disolver lo que observamos y reconocemos. 

Si aplicamos la oración a lo largo del día eliminamos una parte de energía de la emoción o del defecto que hayan surgido en aquel momento. El defecto que eliminamos es lo que está relacionado con los pensamientos y la emoción que se manifestaron en aquella situación. Al hacer la oración paramos también la identificación con los pensamientos y las emociones que estaban funcionando en nuestra psicología (si había identificación) en aquel momento. 

Una vez hecha la oración tratamos de mantener el estado de alerta, de ser conscientes de sí mismo y de permanecer como testigos de la mente (emocional y pensante), del cuerpo y de las percepciones sensoriales. Es importante que, después de la oración, no permanezcamos pasivos sino intentar profundizar al silencio interior enfocando ahí nuestra atención y establecernos allí. 

Para comprender y profundizarnos en esta práctica, que es simple y a la vez muy poderosa, lo más importante es ejercitarla y practicarla. Practicarla notando y observando lo que pasa. Según la practiquéis os guiará vuestro Ser interior y encontraréis vuestra manera personal de hacerla.

Lo más importante es aplicarla y observar, nada más. Y veréis los resultados. Al principio hace falta determinación y un poco de fe hasta que la aplicación de la oración se desarrolle y florezca. Y cuando tengamos resultados toda duda desaparecerá naturalmente y la confianza y la fe se fortalecerán. Y cuando más confiemos en lo que hemos realizado más grandes serán los resultados y esto generará un circulo positivo.

La disolución del ego y el Japa nama (la repetición del nombre de Dios)

Para avanzar rápido en la disolución del ego junto con la oración puedes practicar la repetición del nombre de Dios. Cuando lo repetimos con concentración y devoción, la energía del Mantra y la energía de la divinidad que está relacionada con este Mantra purifican la mente, el campo energético de las energías egoístas y los Rajas y Tamas gunas y nos llena de Sattva. Podemos repetir el Mantra a voz alta o mentalmente. Otra manera más agradable, y según mi experiencia muy eficaz y purificadora, es cantar el Mantra (kirtan).

Cantar y bailar son unas maneras únicas para celebrar el divino, disfrutar de sensaciones Sáttvicas, soltar energía emocional, purificar la mente y el campo energético y silenciar la mente. Son los modos más agradables y fáciles para concentrar la mente y conseguir el estado de meditación y el Samadhi.

La repetición del nombre de Dios* o Japa Nama (que para esta Era de Hierro es la practica más recomendable para disolver el ego y realizar a Dios) hay que hacerla durante todo el día (por supuesto según nuestra capacidad y aumentando gradualmente el tiempo). 

Sin embargo, hace falta hacerla también en postura de meditación cada día por la mañana y por la noche (y al mediodía si es posible) por 15 o 30 minutos incrementando cada mes o dos meses el tiempo de la práctica por 2 minutos más. Si hacemos la repetición del nombre de Dios (Japa nama) con concentración y devoción nos lleva al estado meditativo. Con lo cual, el Japa Nama no es solo una manera de purificar la mente sino también una manera eficaz de concentrar, tranquilizar y sosegar la mente y entrar en el estado de meditación profunda. Si alcanzamos entrar en el estado de meditación dejamos el mantra y permanecemos conscientes del silencio interior.

Es recomendable también combinar el japa nama con la contemplación anteriormente mencionada “Soy paz, luz y amor”. Podemos por ejemplo empezar haciendo 15 minutos de Japa nama y 3 minutos, o más, de la meditación "Soy paz, luz y amor (3x), Om paz, Om luz, Om amor (3x), Ommmm, Ommmm, Ommmm". Incrementamos el tiempo de ambos (Japa Nama y Contemplación) según nuestra capacidad y las condiciones.

Después del Japa Nama y de la contemplación es importante quedarte 5-10 minutos en silencio sin intentar hacer nada. Permaneces cómo un testigo notando lo que aparece en tu consciencia. 

Si quieres avanzar más rápido hace falta repetir el mantra lo más que puedas a lo largo del día y de vez en cuando decir unas veces (o más):
Soy paz, luz y amor (3x)
Om paz, Om luz, Om amor (3x)
Ommmm, Ommmm, Ommmm»

Así que ahora, tienes dos maneras simples y poderosas para disolver los patrones egoístas. Lo que hace falta es motivación e interés para aplicarlas y desarrollarlas a un nivel altísimo.

Aunque es cierto que estas (y las demás) prácticas específicas para la disolución del ego son muy importantes y necesarias para poder disolver las tendencias egoístas, quiero señalar que en la disolución del ego contribuyen todas las prácticas espirituales y las capacidades mentales y emocionales. La disolución del ego es el resultado de todo lo que hacemos, desde la alimentación apropiada hasta la meditación que es la práctica más elevada.

Finalmente, recuerda que el factor más importante eres tú y no las prácticas en sí mismas. Las prácticas dan resultados si las hacemos con regularidad, interés, fe y concentración. Hace falta investigar y mejorar la manera con la que hacemos las prácticas y superar los obstáculos y las adversidades que enfrentamos durante este proceso. Pero, sobre todo, recuerda que las oraciones y todas las prácticas para la disolución del ego florecerán y nos darán resultados, si trabajamos sincera, seria y sistemáticamente en disolver el ego.

Como un deportista está comprometido a cumplir sus objetivos (ganar, ser campeón) y  practica cada día muchas horas bajo los consejos de su entrenador intentando a disminuir los errores y a mejorar su destreza hasta realizar el movimiento perfecto, de la misma manera que el aspirante espiritual tiene que dedicar su vida a la realización de la verdad y hacer lo mejor posible para superar los obstáculos y desarrollar su capacidad de aplicar las prácticas hasta conseguir la disolución del ego y la realización de Dios.

NOTA:
*Nombre de Dios
Podemos repetir el nombre de Dios que adoramos o un mantra sagrado.
Si eres:
-Cristiano: Om Jesucristo namaha 
-Muslim:   La Ilaha Ilallah
-Budista:  Om Maní Padme Hum, Om Tare Tuttare Ture Soha
-Hindú:   Om nama Shivay, Hare Krishna hare Rama,  Om namo Narayanaya,  Om Sri Durgaye namaha
Mantras: Gayatri mantra, Majamrityunjaya mantra etc.

 Sentir*: Todos los maestros nos han dicho que toda oración hecha de corazón ya se ha escuchado y se realizará. Esto pasa porque la mente y el corazón son los dos polos de la misma fuerza y cuando se unen crean realidad, de la misma manera que la electricidad funciona solo si usamos los dos polos.
Lo mismο pasa en las parejas; cuando la energía sexual femenina se une con la energía masculina se hace creativa y produce nuevos seres. En el campo espiritual cuando la energía sexual femenina se une con la energía masculina se produce un poder tremendo que tiene la capacidad de crear también en las dimensiones sutiles. Esto es un tema que trata el Tantra Yoga.


Adorar a la Madre Divina*:  Adorar a la Madre Divina, tener fe intensa, perfecta devoción y entrega, te ayudarán a alcanzar Su gracia. Solamente a través de Su gracia puedes alcanzar el conocimiento del Imperecedero

Paz, Luz y Amor
 
Articulos relacionados: