domingo, 3 de julio de 2016

EL MÉTODO DE AUTO-INDAGACIÓN por Atman Nityananda

EL MÉTODO DE AUTO-INDAGACIÓN
Te recomiento leer antes el ensayo DESPERTAR DE LA ILUSIÓN DE QUE SOMOS EL EGO porque son relacionados y al leerlo te ayudara entender esta práctica de auto-indagación.

 La práctica de la auto-indagación es un método muy potente que os ayuda mucho daros cuenta el engaño del ego, desidentificar del ego y sus varias expresiones y despertar a vuestra naturaleza verdadera. Hay varias maneras aplicar la práctica de la auto-indagación. Sri Ramana Maharshi y Sri Nisargadatta dos grandes maestros de Advaita y Jnana Yoga han dado dos maneras distinctas para hacer la auto-indagación. Ambos son muy simples y efectivas al a vez. En este texto os explicaré una manera de auto-indagación un poco diferente (del Ramana  y Nisargadatta) que la he desarollado por mi experiencia personal.

El objetivo de la auto-indagación es el mismo con el de la meditación; es sosegar la mente, anular todos los procesos mentales y emocionales y enfocar la atención en su fuente, el silencio interior. El objetivo final es lograr que la mente se funda totalmente en su fuente (Silencio, consciencia, Atman); en este estado el ego disuelve totalmente y para siempre y nos establecemos en el Ser. Esto es el estado final de iluminación o liberación. 
Por otro lado podemos aplicar la auto-indagación para investigar la naturaleza del ego y sus varias expresiones y disolverlas. Esta auto-indagación que os explico aquí te ayudará a desidentificar del ego, estar más conscientes del ego y sus expresiones y del silencio interior y crea las condiciones apropiadas para suceder el despertar.

Para aplicar la auto-indagación adecuadamente y tengáis éxito hace falta una mente sáttvica, desapegada, desapasionada y discernimiento. Y para que tengáis estas capacidades desarrolladas en un nivel bastante alto hace falta que practiques por muchos años aplicando varias técnicas o métodos. Esto no significa que no podéis ejercitar la auto-indagación desde el principio de su viaje espiritual pero será solo una práctica entre otros. Pero aun así antes de hacer esto hace falta estudiar la naturaleza del ego y del Ser o Atman y al mismo tiempo observar, investigar y reflexionar sobre estos dos factores importante para que tienes un conocimiento correcto y una vista clara.  Además tendréis que investigar qué es y como se hace la identificación, la proyección, la superposición y la asociación. Porque estos son las  funciones con las cuales la mente egoísta nos engaña y fallamos reconocer nuestra naturaleza verdadera.
La práctica de auto-indagación podemos hacerla como práctica formal dos o tres veces durante el día (por la mañana, por la tarde, por la noche) para profundizar en ella y desarrollarla y también hace falta aplicarla durante todo el día. No es posible que tengamos éxito en este proceso espiritual si no practicamos sin cesar. Espiritualidad no es como un hobby que lo hacemos unas veces cada semana para soltar las tensiones y complacer un poco. 

En esta paradigma voy a explicar el proceso de la auto-indagación, investigando la naturaleza de una emoción, y al mismo tiempo la naturaleza del ´Yo como sufridor y del ´Yo como percibidor.
Podemos también hacer el mismo proceso de auto-indagación ivestigando la naturaleza de qualquier emoción, cualquiér tendencia egoísta, deseo y el ´Yo mismo.
El proceso es igual porque el deseo es también una emoción que nos impulsa lograr, poseer o disfrutar algo que creemos nos dará placer o nos hará felices y el 'Yo o ego es una sensación que podemos percibir igualmente como una emoción y el deseo aunque resulta más difícil ya que somos completamente identificados con ello.
Os recomiendo que hagais la indagación usando estos aspectos importantes (emociones, deseo, y el Yo) de nuestra psicología que son la raiz de nuestro sufrimiento. El deseo y las emociones negativas funcionan en nuestra psique compulsiva y mecánicamente sin parar y el ego (Yo) que es su centro identifica con las emociones y los deseos y nos mueve según su propia voluntad. Estas energías oscurecen nuestra capacidad del discernimiento y por eso no podemos realizar que somos la consciencia eterna y divina siempre feliz y pacífica, libre de sufrimiento, nacimiento y muerte.
Esta auto-indagación os ayudará a disolver la identificación con  el deseo, las emociones y el ´Yo mismo y realizar que somos el sustrato donde el ´Yo aparece.
~Nota: Hay también otro tipo de auto-indagación, muy similar a lo que os voy explicar aquí, que nos permite disolver los deseos, las emociones y todas las tendencias egoistas. Pero esto lo explicaré en otro ensayo.
Por supuesto hay otras maneras aplicar la auto-indagación. Cada uno puede personalizar la práctica según sus capacidades mentales, su madurez, su compresión y el conocimiento que tiene.    

AUTO-INDAGACIÓN sobre una emoción y la naturaleza del Yo

En esta auto-indagación investigaremos la naturaleza de una emoción, y al mismo tiempo la naturaleza del Yo como sufridor y del Yo como percibidor.
Podemos hacer esta auto-indagación con cualquier emoción (ira, impaciencia, miedo, discontento, resentimiento etc.). Cuando hay una emoción en nosotros, por ejemplo ira o impaciencia, prestamos plena atención en la emoción para localizarla, o sea dónde exactamente la sentimos en nuestro cuerpo, para sentirla plenamente tal como es, con el fin de aclarar su naturaleza y su matiz.
Esto lo hacemos con una simplicidad e inocencia. No interpretamos mentalmente lo que sentimos y lo que experimentamos.
Para facilitar este proceso nos preguntamos interiormente:
¿Puedo permitir que esta emoción esté en mi tal como es, sin reacionar y sin quejarme?
Y me quedo alerta y consciente de ella, sintiéndola plenamente. Observamos la emoción hasta que tengamos una vista clara de ella. Esto significa que hemos averiguado la matiz de la emoción y el parte del cuerpo que se manifiesta.
Una vez localizado, sentimos la emoción plenamente, lo observamos y lo escundriñamos para averiguar su naturaleza y su matiz.
Nota: Por supuesto, cuando una emoción se expresa hay también en nuestra mente imaginaciones y pensamientos relacionados a esta emoción. Pero en este proceso enfocamos la atención en la emoción e ignoramos los pensamientos. Normalmente cuando enfocamos la atención plenamente en  la emoción los pensamientos desvanecen.
Si tenemos una vista clara de la emoción continuamos preguntando:
¿Qué es lo que sufre de esta emoción?, ¿Qué quiere estar libre de esta emoción?
La respuesta obviamente será: ´Yo´ sufro, ´Yo´ quiero estar libre de esta emoción.
Entonces nos preguntamos:  ¿Qué es este Yo?
Y luego con suave y plena atención buscamos a encontrar y a localizar en nuestro cuerpo dónde está, dónde sentimos este ´Yo´ que sufre y quiere dejar de sentir esta emoción dolorosa.
Una vez localizado, lo sentimos plenamente, lo observamos y lo escundriñamos para averiguar su naturaleza y su matiz.
Seguimos observando atentamente la sensación del ´Yo´ y a continuación volvemos la atención a la emoción. Por un rato sentimos claramente la emoción y luego el ´Yo´. Esto lo hacemos unas veces para captar claramente cómo sentimos la emoción negativa (por ejemplo la impaciencia) y cómo sentimos el Yo´.
Haga este proceso sin prisa. Hasta que tengas una vista clara de los dos. Cuando sientas que la tienes suiges preguntando:
¿La emoción de impaciencia y la sensación del “Yo sufro” son dos cosas diferentes o no?  ¿La energía de la emoción y la energía del ´Yo´ son diferentes o no?
Observando atentamente y contemplando intentamos discernir si la emoción y el ´Yo son diferentes o son la misma energía que asume estas dos formas. 
Hagalo sin prisa y tranquilamente nota la naturaleza de cada uno.
Si tienes claro que la emoción y el ´Yo-sufridor son la misma energía que asume estas dos formas distinctas puedes seguir investigando la naturaleza del ´Yo como percibidor.
Para facilitar este proceso hacemos una pregunta:
Antes de hacer la pregunda sienta un ez más la emoción y despues preguntate
¿Qué es lo que percibe esta emoción?
La respuesta obviamente será “Yo la percibo
Entonces nos preguntamos ¿Qué es este Yo?
Y luego con suave y plena atención buscamos a encontrar y a localizar en nuestro cuerpo dónde está, dónde sentimos este ´Yo´ que percibe.
Una vez localizado, lo sentimos plenamente, lo observamos y lo escundriñamos para averiguar su naturaleza y su matiz.
Hagalo sin prisa y tranquilamente nota la naturaleza de cada uno.
Si tienes una vista clara del ´Yo-percibidor haz la pregunta:
¿El  ´Yo-percibidor y el “Yo sufridor” son dos cosas diferentes o no?
Observando atentamente y contemplando intentamos discernir si el Yo-percibidor y el “Yo sufridor son diferentes o son la misma energía que asume estas dos formas. 
Hagalo sin prisa y tranquilamente nota la naturaleza de cada uno.
Probaplemete realizarás que el ´Yo que percibe y el ´Yo que sufre es el mismo. Es decir, tu como ´Yo percibes la emoción y tu como´Yo sufres esta emoción.Entonces el mismo´Yo es lo que sufre y lo que percibe.

Esta realización es posible cuando estás muy atento y con la mente tranquilo y sosegado. En este estado el silencio interior que es el sustrato en lo cual el ´Yo y la emoción aparecen será más obvio.  Este silencio puede ser muy obvio pero normalmente no percibes este silencio como tu Ser, no des cuenta que eres este silencio. No pasa nada, es natural sentir que tú, como el 'Yo, percibes el silencio.

Por eso puedes seguir la indagación investigando el sustrato en que la emoción y el ´Yo aparecen.

Para facilitar este proceso contemplas en lo suigente:
1.      Si puedo observar la emoción (y notas la emoción cuando dices esto) igual como un objeto sensorial resulta que no soy la emoción, que la emoción es un objeto.
2.   Igual si puedo observar la sensación  del ´Yo´ (y notas el ´Yo cuando dices esto) que supuestamente percibe la emoción, y el ´Yo que sufre, resulta que no soy el ´Yo´, el ´Yo´ es un objeto.
A continuación pregundas:
¿Si la emoción y el ´Yo´ son objetos entonces qué es el sujeto de ellos?,  ¿Qué puede ser el sustrato en lo cual estos dos que aparezcan y esten percibidos?
Una vez hecha la pregunda, permanecemos suavemente alertos y atentos. En silencio y en plena atención contemplamos para discernir qué puede ser el sujeto o el sustrato en lo cual estos dos aparecen y están percibidos.
Cuando hacemos esta indagación y intentamos sin esfuerzo (suavemente) discernir y averiguar que es el sustrato, podemos facilitar este proceso afirmando a nosotros mismos:  ´La emoción y la sensación del ´Yo´ son objetos entonces no soy ni la emoción ni el ´Yo´.
Haciendo esta afirmación seguimos en silencio y plena atención observando, preguntando de nuevo si hace falta y contemplando sin palabras para discernir el sustrato que aparecen el deseo y el Yo.
Podemos también de vez en cuando hacer la afirmacion y la pregunda juntos: La emoción y la sensación del ´Yo´ son objetos entonces no soy ni la emoción ni el ´Yo´. Entonces ¿Qué puede ser el sustrato o el fondo en lo cual ellos aparecen y estan percibidos?
Haciendo esto seguimos en silencio y plena atención observando, preguntando y contemplando sin palabras para discernir el sustrato o el sujeto que aparecen la emoción y el Yo.
Probaplemente experimentarás que el sustrato es el silencio, que puede ser como un vacio, como un espacio inmovil etc.
Puedes también una y otra vez prestar atención alternativamente en la sensación del ´Yo  y en el silencio.
Hagalo sin prisa y tranquilamente nota la naturaleza del sustrato.
Cuando lo hagas esto se puede pasar a darse cuenta de que eres el silencio y no el ego que hasta ahora creias que eres. La realización intuitiva que eres el silencio es el despertar, pero Ojo! Esto no puedes provocarlo por tu propia voluntad. Esto sucederá por sí mismo cuando estás listo y por gracias a Dios.

Pero aunque esto no sucede, a través de esta práctica distinguirás cada vez más claramente la naturaleza del ego y la naturaleza del silencio.


Si estás bien concentrado y el silencio es muy obvio puedes enfocar tu atención en ello y profundizar más y más en el silencio y  absorber tu mente en esto. Esto resulta en meditación profunda y  segun su práctica desarollarás tu capacidad a meditar. Esto te ayudará ser más pacífico y equilibrado y no identificarte fácilmente con los pensamientos, las emociones y los sentimientos como así te ayudará comprender su naturaleza y eliminarlos de su psique.

Cómo podemos usar la auto-indagación para disolver el ego os lo explicaré en otro ensayo.