lunes, 9 de mayo de 2016

¿Ya somos perfectos? ~ Atman Nityananda


¿Ya somos perfectos?

"No pierdas ninguna oportunidad. Saca provecho de todas las ocasiones. Toda oportunidad está encaminada a tu desarrollo y perfección."   

"Sed sinceros. Trabajad en armonía. Sed flexibles. Ajústense, adáptense y acomódense. La perfección del individuo lleva finalmente a la perfección de la humanidad. ~ Swami Sivananda

~~~~~~~

Hay instructores espirituales que dicen a la gente: "no hay nada que cambiar en tí, ya eres perfecto, solo hay que ver o reconocer esto".

¿Es verdadero esto? Sí y a la vez no.

Es verdadero porque como Consciencia (que es nuestra identidad verdadera) somos ya perfectos. No hay nada que cambiar en la consciencia, porque por su naturaleza es perfecta, homogénea, indestructible, sin forma, sin tiempo, sin causa.

Es falso porque como seres humanos como seres humanos, en los niveles emocional, mental e intelectual no somos perfectos; al contrario, tenemos muchas imperfecciones en la forma del orgullo, ira, gula, lascivia, codicia, celos, arrogancia, odio, miedo, etc.. En estos niveles, sí que tenemos que cambiar. Sí que tenemos que eliminar todas estas imperfecciones y transformar nuestra mente rajasotamásica en una mente pura y sáttvica.

Uno puede decir: "Primero realizar que somos perfectos y después erradicar las imperfecciones mentales y emocionales” Sería muy bueno esto, pero no es posible. Esto equivale a poner el carro delante del caballo. Son estas imperfecciones, llamadas tendencias egoístas, que nos impiden realizar que somos la consciencia eternamente perfecta y no el cuerpo y la mente. Estas imperfecciones cubren la consciencia, que es lo más sutil de todo, de nuestra percepción como la niebla cubre el espacio y el sol. ¿Cómo pudiera una mente tan gruesa por las tendencias egoístas, percibir con claridad la conciencia que es lo más sutil de todo?

¿Podéis ver en un espejo manchado vuestro rostro con claridad? No. Primero tenéis que limpiar el espejo. El más claro el espejo, el más clara será la percepción de vuestro rostro. Igual es con mente y la consciencia. La mente es como un espejo que refleja la consciencia. Cuanto más pura la mente, más claramente reflejará la paz y la dicha de la consciencia. Paz y dicha no son atributos de la consciencia sino su propia naturaleza.

El despertar y la Autorealización

Solo cuando la mente adquiera una gran pureza empezaremos a tomar consciencia y a experimentar con claridad la paz y la dicha del Ser. Y además, solo cunado nuestra mente está demasiado pura puede suceder el despertarse y darnos cuenta de que somos esta paz tan profunda más allá de la mente. Sin embargo el despertar no es la autorealización sino un paso decisivo hacia la autorealización. La autorealización sucede cuando en Nirvikalpa Samadhi profundo la mente se funde en la consciencia (y se hace uno con ella) y el ego con todas sus ramas se disuelve completamente. Con el ego muerto y la mente adquiriendo la forma de la consciencia, toda la dualidad desaparece y vivimos sin ningún esfuerzo la paz, la dicha y la libertad eternas.

Así que, sin erradicar de nuestra psique estas energías egoístas (orgullo, lujuria, ira, miedo, codicia, celos, avaricia etc.), tan brutales y densas, no podemos realizar que somos la consciencia que es perfecta. No podemos darnos cuenta de que en realidad somos perfectos y que el cuerpo y la mente son solo instrumentos de la consciencia que es nuestra identidad.

Estas imperfecciones causan la identificación del intelecto con el cuerpo y el yo o ego que su naturaleza es lujuria y deseo. Sin cambiar y sin purificar la mente no podemos ni desidentificarnos del cuerpo y la mente, ni realizar que somos la consciencia. Al conocer intelectualmente que somos la consciencia y no el ego y el cuerpo no es bastante para vivir en la paz, la dicha, y el amor de Dios.


Solo una mente pura sáttvica es un instrumento apropiado para meditar profundamente y reflejar sin distorsiones la paz y la dicha que es nuestra identidad verdadera.

Pero la transformación y la purificación de la mente no suceden por causalidad sino por práctica sistemática, sincera y regular. Por supuesto, que al ego no le gusta nada esto porque por su naturaleza el ego quiere seguir con sus viejos hábitos y los placeres sensuales que por tanto tiempo los tenía libremente. Por eso, cuando empezamos un trabajo interior serio, en el principio hay mucha resistencia y reacción por parte del ego para desanimarnos y hacernos abandonar la práctica. Y es verdad que en la mayoría de las personas que se han sometido en la espiritualidad lo consigue. Después de un tiempo, por diversos motivos abandonan la práctica y siguen haciéndola como un hobby. Pocos son ellos que siguen su Sadhana con firmeza y consiguen transformar sus mentes radicalmente. Y menos aun los que alcanzan la realización.

Por eso en el Bhagavad Gita Krishna dice a Arjuna:

¨De muchos miles de hombres, puede que uno se esfuerce por la perfección, y de aquellos que han logrado la perfección, difícilmente uno Me conoce en verdad.¨

Jesus Christo lo ha dicho de otra manera: ¨Porque muchos son llamados y pocos escogidos.¨

Sin embargo hay que hacer lo mejor que podemos para alcanzar la autorealización en este vida y si no lo conseguiremos al menos estaremos más preparados y en un nivel consciencial más alto que nuestra vida anterior. Es cierto también, que si estamos dedicados completamente en la práctica podemos progresar mucho y vivir más y más en paz, armonía y unidad con todo en este vida. Y continuaremos en la próxima encarnación a partir del nivel que hayamos ya alcanzado en esta vida. Solo la transformación y el nivel consciencial que hemos conseguido en esta vida podemos llevar con nosotros al otro lado (después de la muerte del cuerpo físico) y en la nueva reencarnación. Riquezas, amistades y toda experiencia mundana las perderemos para siempre. Así que, lo único que vale en la vida es el trabajo espiritual y el nivel consciencial que hemos alcanzado.

La Tierra Nueva

Y ahora estamos en una era muy crítica. La Tierra y la humanidad pasan por una gran transición, es decir, dejaremos atrás la época de oscuridad y de vibraciones egoístas y entraremos en una era nueva, en una civilización de nueva consciencia, de vibraciones amorosas, armónicas, pacíficas y dichosas. Y en esta nueva raza humana podrán vivir solo los que puedan vibrar en armonía con estas nuevas vibraciones que llegarán en la tierra desde dimensiones superiores. Los demás (ellos que seguirán en la vibración egoísta) tienen que irse de la Tierra.

Por eso, las cosas en el mundo van a cambiar muy rápido. Esto incluye catástrofes y desastres enormes. Países y grandes partes de la tierra desaparecerán en los océanos y la mayoría de la humanidad desaparecerá de la faz de la Tierra. Solo los que hayan alcanzado un cierto estado de pureza y un nivel consciencial elevado tendrán la oportunidad de seguir en esta nueva época de Oro. Los demás tendrán que seguir en otros planetas según su vibración y su nivel consciencial. Y es cierto que no hay mucho tiempo.

Todos vosotros que estáis en el camino espiritual o empezáis ahora el camino os propongo que dediquéis vuestro tiempo en la transformación espiritual. El mañana es incierto y la muerte puede llegar en cualquier momento· nunca sabemos cuándo llegará este momento. Por eso practicad ahora que podéis hacerlo sin grandes dificultades externas. Claro que nunca encontraremos condiciones perfectas para practicar y siempre habrá dificultades (que las necesitamos para avanzar), entonces no os auto justifiquéis pensando que no tenéis bastante tiempo y condiciones externas adecuadas para practicar. El que tiene sed se ajusta en todas las ocasiones, lugares y circunstancias y trabaja silenciosamente para su transformación.

En tus manos se halla el poder de transformar a vosotros mismos y vivir en paz, amor y armonía. Nadie puede hacerlo por vosotros. Los maestros nos enseñan cómo caminar pero nosotros tenemos que caminar aplicando con interés, entusiasmo y amor sus instrucciones. Tú eres el maestro de ti mismo. Practica, practica, practica, con autoconfianza, determinación, paciencia, perseverancia y confianza total a Dios porque Dios mismo te ha dirigido en este camino y Dios mismo (que no es diferente de Sí mismo) es el objetivo final.

¡Que Dios te bendiga a practicar con entusiasmo, diligencia y regularidad hasta la realización de la paz y la dicha eterna en este misma vida!

Paz, Amor y Armonía