viernes, 8 de enero de 2016

LOS TRES GUNAS de Swami Sivananda Saraswati


LOS TRES  GUNAS
de Swami Sivananda Saraswati 

La mente tiene tres  gunas  o cualidades que tienen su origen  en la naturaleza:  sattva o luz, felicidad y bondad, rajas o pasión y movimiento;  y  tamas  o   inercia y obscuridad.  Hay tres vrittis o modificaciones de la mente correspondientes  a  los tres  gunas: Shanta vritti o sea paz, equilibrio y sensatez que llegan desde  el   guna sattva.   Ghora vritti  o enojo  que se   manifiesta desde el  guna rajo;  y mooda  vritti  o falta de atención , pereza o flojera y somnolencia que llegan del  tamo  guna.

 Características de sattva guna 

Sattva  guna es pureza. Esto  se llama  prakasha, iluminación y luz. Sattva guna es una fuerza que favorece el logro de la liberación.  Cualidades divinas tales como audacia y pureza de  corazón le  confieren liberación  a  una persona. El efecto de  sattva guna es aquello que  trae  algo sobre  una  indagación  o búsqueda  de la  verdad, y haciendo la  discriminación entre  sat  y  asat, que es lo verdadero  y  lo que es irreal. Una mente  sattvica  está  siempre tranquila. Se encuentra llena de alegría internamente.
Una persona satisfecha  se apega indefinidamente a un  lugar. Ella mantiene su amistad con las personas  por un largo, largo tiempo.
 Ella entiende el significado interior del Bhagavad Gita y el Yoga Vasishtha. Vive sin ningún grado de insatisfacción basado en  la sencillez de  su alimento y bebida durante toda su vida.
Durante los momentos  sattvicos, cuando  sattva  puro predomina en la mente, tú estás en  contacto con la fuente divina debido a la pureza de la mente-espejo. Tú tienes inspiración para componer lindas poesías.  Debes registrar estos escritos producto de  la inspiración en un cuaderno de notas y preservarlos. Sattvapatti es un estado  en el cual la mente está llena  de pureza. Existe pureza de pensamiento y pureza de corazón.  Éste es el cuarto paso en la consecución del conocimiento,  jnana.

Características de raja guna

 Es una fuerza hostil que empuja a una persona hacia el  samsara  o vida  mundana a través de repetidos nacimientos y muertes. Vicios tales como la hipocresía, arrogancia y la ira te arrastran en dirección al infierno. Una mente dotada con  sattva  guna hará que la persona parezca   tranquila y serena, mientras que una persona caracterizada  por el  raja guna  parecerá  una  persona  agitada o inquieta. Lo  que  no te permite  tengas flojera forzándote a  trabajar. 

A la mente de una persona   rajasica   siempre le gusta la  variedad y tener experiencia de nuevas sensaciones. En  un  momento dado le gustan ciertas personas,   objetos y lugares, pero después de algún  tiempo llega a estar a disgusto con ellos y desea tener nuevas compañías, alimentos diferentes, nuevos libros para  leer y nuevos lugares  para ver. Encuentra placer  visitando lugares de su interés.  

 La mente  de una persona rajasica siempre quiere   compañía y   conversación. Estos son los  dos defectos que distraen la  mente.  Evita las malas compañías. Vive en la soledad y observa el silencio. También tendrá paz mental. Tenga cuidado en la    selección de  sus  compañías.    Raramente encontrará  un sincero  y  buen amigo. Nunca hagas un  amigo como de  tu  entera  confianza, sin haberlo  experimentado y conocido por un largo tiempo. No  hay compañía ó conversación  en  Brahman,  última instancia del conocimiento, que es imparcial y no hace corazón. Amigos íntimos son uno en el corazón. La materia  es una,  la energía es una, la mente sattvica  es  una. Una  mente  sattvica  unifica. El cósmico  mahat es uno. El Karma, la ley de causa y efecto es una. Dharma  o persona honrada es una. La  Religión es una. La Verdad es una. Brahman  es uno. Todo ello es uno sin un segundo.

La mente  rajasica  tiene la tendencia a mirar los defectos en las otras personas.  La mente rajasica  también recuerda los errores y los malos hechos de los otros y olvida fácilmente las buenas acciones  de ellos.  Estas dos tendencias intensifican   odio y causan disturbios  frecuentes en  la mente. Una mente  que es carente de sattwa guna no podrá considerar la felicidad de otros como su propia felicidad  y  en consecuencia estará siempre agitada. Como  no tiene el placer de regocijarse  con las virtudes de sus semejantes,  no tendrá  alegría interna. De la misma manera que no  considera el  sufrimiento de los otros  como el de sí mismo, estas   circunstancias no le  permiten que tenga compasión por  ellos. 

Es la mente rajasica  que causa  rajaduras, separa, divide y aparentemente  demuestra pluralidad.  El sol es uno, la luna  es una y el éter es uno.  Las  ideas que están  por detrás de todos los idiomas son una. El sentimiento de sinceridad es  uno. No existe dentro o fuera de aquí. Esposo y esposa  llegan a ser  uno en el corazón. Amigos íntimos son uno en el corazón. La materia  es una,  la energía es una, la mente sattivca  es  una. Una  mente  sattwica  unifica. El cósmico  mahat es uno. El Karma, la ley de causa y efecto es una. Dharma  o persona honrada es una. La  Religión es una. La Verdad es una. Brahman  es uno. Todo ello es uno sin un segundo. 

Importancia del guna  sattva

 La paz verdadera de la mente no  viene de fuera. Surge en la mente cuando la mente es controlada  y cuando los pensamientos son verificados.  Deberás poner en adelante con   gran esfuerzo para la  verificación  de los deseos y  otras  pasiones. Entonces,  solamente así tu aptitud para la inquietud podrá ser contenida y estarás en descanso  y  tus pensamientos apaciguados. Surge en  la mente cuando la  mente es controlada y cuando los pensamientos son verificados.  Debes colocar de este momento en adelante una gran verificación de los  deseos y otras pasiones. Entonces solamente así tu aptitud para la  inquietud podrá ser contenida, estarás en descanso y tus pensamientos estarán apaciguados. Por consiguiente, desarrolla el  sattwa  guna  por medio del  japa  o repetición del nombre del Señor y con ayuda del  vichara  ó auto indagación,  satsang  o estar en compañía de devotos de Dios,  dhyana   o meditación, mitahara  o  alimento  sattvico  liviano,  tapas  o austeridad y  swadhyaya  o estudio de las Escrituras. 

Una persona que ordinariamente se orienta a cosas mundanas puede  escuchar fuertemente la voz interna del  Atma. Ella no puede tener pensamientos puros  o  preguntarse sobre la naturaleza  de sí mismo. Todo pensamiento puro emana del sattvic buddhi  o intelecto puro. En el caso  de una persona mundana, todo pensamiento procede solamente desde  la mente. Una persona  que hace  nishkama karma yoga,  servicio desinteresado, tiene pureza de  mente y comienza a entrenarse con el conjunto  de pensamientos de Dios y la meditación. 

Generalmente, la mente levanta varios tipos de curiosidad, pensamientos fantásticos.  Ella engaña a todos.  Puede pretender y comprometerse con una auto investigación, pero cuando la persona llega  a  la práctica actual, no  hará nada. Si existe una firme determinación en concentrarte, y si  haces prácticas firmes por  meses y si la añoranza por la visión  de Dios  o de autorrealización llega a ser con entusiasmo y profunda, entonces solamente así podrás estar seguro que estos pensamientos tienen origen de un puro intelecto. Todo sadhana o prácticas espirituales tienen por objetivo el desarrollo  de  sattva guna  y la consecución  de una pura, vigorosa,  irresistible voluntad,  trae consigo  la eliminación de la ignorancia y  eventualmente entrará  dentro del estado de Satchidananda,  verdad, conocimiento y felicidad. El incremento de sattwa  guna y una pura y determinada voluntad pavimentará un  largo camino para la consecución  del éxito en  la Realización con Dios.

Un aspirante espiritual busca desarrollar la mente como un conjunto, a fin  de adquirir todas las virtudes  sattvicas.  A una mente pura   le gusta la soledad, silencio, la vida  sencilla, pensamiento alto, discusiones filosóficas,  el estudio de  libros espirituales, meditación y satsang. Una mente  inoxidable puede ser juzgada por  su discurso, rostro y ojos.
Por medio de la expresión de una persona uno puede formarse una opinión si  es que la persona tiene o no una mente inoxidable deseos elevados, aspiraciones nobles,   ideales nobles, verdaderos sentimientos espirituales,  piedad, simpatía, amor puro y generoso,  devoción, auto conocimiento, inspiración  genio.
Todos estos predicados   provienen de la más alta y pura mente. La mente pura  es el propio Brahman  que es la personificación de absoluta pureza.

Paz, amor y armonía