jueves, 20 de agosto de 2015

ADHYATMA YOGA por Swami Sivananda


En este texto en pocas palabras Swami Sivanada nos da la quintaesencia de su mensaje sobre el camino espiritual que tiene como objetivo principal la realización de nuestro Ser verdadero (Atman, Consciencia) o la Auto-realización. -Atman Nityananda


ADHYATMA YOGA

Capítulo octavo de su libro: Amrita Gita (Cántico de Inmortalidad)

1. Este mundo no tiene una existencia verdadera o independiente. Existe en apariencia. Sólo Brahman, el Absoluto, existe para siempre.

2. No existía tu cuerpo antes de tu nacimiento, no existirá tu cuerpo después de la muerte. Piensa en ello y comprueba que lo que ahora ves, no existe realmente. Lo que no existe en el principio ni en el final, tampoco existe en el medio.

3. Los placeres sensuales son el germen. La causa del dolor es la ausencia de placer. El placer sensual es imaginario, ilusorio, efímero e irritante.

Swami Sivananda
4. Sólo quien ha destruido el deseo es un hombre pacífico, sereno y feliz.

5. Elimina el odio y el deseo. Controla tus pensamientos. conócete a ti mismo. Disfrutarás de la paz suprema y constante.

6. El deseo es insaciable. Nace de Rajas -pasión-. Nace de la ignorancia. Es el enemigo de la paz, de la sabiduria y la devoción. Domina ante todo los sentidos y luego erradica el deseo que habita en los sentidos, en la mente y el intelecto. Mantente firme meditante el discernimiento, la introspección, el desapego, la devoción y la meditación.

7. La ira también nace de Rajas. Cuando no se puede satisfacer un deseo, la ira se manifiesta. La ira no es más que una variante del deseo.

8. Subyuga el ser inferior por el Ser superior. Inhibe todos los deseos. Elimina el egoismo. Destruye tus apegos. Medita y reposa en la quietud, en la profundidad de tu propio Atman, que es Existencia, Conciencia y Dicha Absoluta.

9. Si deseas la inmortalidad, cruza más allá de los pares de opuestos.

10. Soporta con valentía el frio y el calor, el sufrimiento y el dolor, la pérdida y el fracaso, la crítica y el deshonor. Alcanzarás la ecuanimidad, la paz y la serenidad.

11. Si te mantienes equilibrado tanto en el placer como en el dolor, en las ganancias y en las pérdidas, en la prosperidad y en la derrota, el pecado no te alcanzará, ya que no quedarás afectado por los frutos de tus acciones.

12. Alcanza el dominio sobre tus sentidos. Alejate de la atracción y de la repulsión. Disciplina tu mente y tus sentidos. Y no estarás afectado por nada aunque te muevas entre los objetos sensuales.

13. Aquel que se ha liberado de los deseos, de las ansiedades, de las dependencias, del egoismo, del yo y lo mio, alcanza la paz del Eterno.

14. Domínate. Amaestra tus sentidos. Desarrolla la devoción al Atman. Elimina todas tus dudas por medio del estudio, el discernimiento, el satsang, la meditación y la sabiduria.

15. Realiza tus acciones sin el sentido del yo. Sin esperar sus frutos o resultados. Sin apegarte a las acciones mismas. Mantente firme tanto en el éxito como en el fracaso. No quedarás atado por tus acciones.

16. La acción altruista purificará tu corazón, y te capcitará para alcanzar la sabiduría del Ser.

17. Cumple siempre con tus deberes sin apegarte a ellos. Tu corazón se purificará y alcanzarás la dicha eterna.

18. Piensa y siente que es la naturaleza (Prakriti) y sus gunas (Satva-rajas-tamas) quienes actuan. Identifícate a tí mismo con el Atman, que está más allá de la acción, que es el Testigo Silencioso de tu mente, y así liberate a ti mismo de la dependencia de la acción.

19. Ofrece al Señor todas tus acciones. Fija tu mente en El. Libérate del egoismo, del apego y del deseo. Ninguna acción podrá atarte cuando el fuego del Conocimiento ha reducido a ceniza todos sus lazos. Entonces, tus acciones no tendrán efectos. Alcanzarás la Suprema Morada de la paz y la Dicha Eterna.

20. Conquista los apegos y los rechazos que moran en tus sentidos. Así podrás conquistar la mente y alcanzar la Paz.

21. Sirve a tu Guru. Desarrolla la devoción por tu Guru. Obedécele. Ten implícita fé en sus enseñanzas. Crecerás en espiritualidad. El velo de tu ignorancia caerá y alcanzarás la Autorealiación.

22. Todas las acciones culminan en Jñana (sabiduría, conocimiento directo del Ser íntimo o Atman). Bhakti también culmina en la sabiduria. Sin Bhakti (devoción), la sabiduria es imposible.

23. El Conocimiento de Atman quema los gérmenes de todas las acciones. No hay mayor purificador en este mundo que Brahma Jñana (Conocimiento de Brahman- Ser universal que es identico con nuestro Ser o Atman).

24. Ver, oir, tocar, oler, comer, moverse, hablar, etc. son acciones de los sentidos. Atman es el testigo silencioso de tu mente. Tu no eres estos sentidos. Tu eres Atman, o Sakshi (el testigo). Nunca lo olvides.

25. Contempla al único Atman presente en todos los seres. En las hormigas, en las vacas, en los caballos, en los elefantes, en los parias. ..etc. Esto es visión ecuánime (sama Drishti).

26. Entrega la mente a Dios y las manos al servicio de la humanidad. Piensa siempre en Dios y fácilmente alcanzarás su realización.

27. Todo lo que hagas, que comas, que ofrezcas, que des, cualquier austeridad que emprendas...hazlo todo como ofrenda al Señor. Tu corazón se purificará. No estarás atado por esas acciones, y muy pronto llegarás a Dios.

28. Cultiva las virtudes divinas: la humildad, la no-violencia, la pureza, la fortaleza, el autocontrol, el desapego, la no-ostentación, la serenidad, la velentía, la ausencia de ira, la renuncia, la determinacion, la veracidad, la caridad, la ausencia de envidia, el equilibrio interior. Asi alcanzarás la sabiduría del Ser o Brahma jñana.

29. Mantente siempre cauto y alerta. Sé diligente y atento. Los sentidos son muy turbulentos. A cada momento, ellos te encaminan hacia el abismo de la ignorancia. Practica siempre japa y kirtan. Medita sin cesar.

30. El pecado no es más que un error. El conocimeinto del Ser lo reduce a cenizas. El Nombre del Señor, puede destruir todos los pecados. recita su Nombre y alcanza la sabiduría del Alma. (Unos mantras: Om nama Svivay, Hare Krishna Hare Rama, Om namo Narayanaya, La ilaha illalah, Om Jesucristo namaha, etc.)

31.Ten fé en tu propio Ser, en la existencia de Brahman, en las enseñanzas de tu preceptor, en las escrituras sagradas. Sólo entonces alcanzarás la auto-realización.

32. Cotempla al Señor en la efulgencia del sol, en la fragancia de las flores, en el brillo del fuego, en la insipidez de las aguas, en los pájaros y animales, en el aire, en el éter, en mente, en el intelecto, en el corazón, en el sonido, en la música.

33. El Señor mora por igual en todas las criaturas. Él es imperecedero. Es su soporte y mantenedor. Aquel que así lo vé, realmente ve.

34. Fortalécete en el voto de brahmacharya. Controla los sentidos y la mente. Abandona la envidia. cultiva el desapego. dirige tu mente hacia un único punto. Siéntate firme en padmasana, siddhasana o sukha asana. Ahora medita y practica yoga. Alcanzarás el samadhi o el estado de supra-consciencia.

35. Ahora contemplarás el único Atman en todos los seres, y a todos los seres en el Atman.

36. Interioriza hacia tu interior. Aniquila tus apegos hacia los sensuales objetos del exterior. Ponte a tono con el infinito. Siente la dicha de tu propio Atman. Así realizarás la dicha constante y eterna.

37. Controlando los sentidos y la mente, siéntate para meditar. No permitas que tu mente se dirija hacia los objetos sensuales. Una y otra vez, interioriza la mente para fijarla en el Señor.

38. Establécete en el Eterno. Se equilibrado y sereno. El sufrimiento y la angustia no te alcanzarán.

39. Regocijate en Atman. Satisfácete en Atman. Alcanza el contentamiento en el Atman. Reposa en Atman. Afírmate en Atman. Todos tus deseos quedarán satisfechos. Tu corazón se colmará en el Ser.

40. Sattva es pureza, armonía. Sattva produce serenidad, paz y dicha. Rajas es pasión, moción, y causa el apego y la sed por la vida mundana. Tamas es apatía, inercia, y causa la falta de atención, torpeza, indolencia y pereza.

41. Cuando Rajas predomina, Sattva y Tamas quedan subordinadas a ella. Cuando Sattva predomina, Rajas y Tamas quedan subordinadas a ella. Cuando Tamas predomina, Sattva y Rajas quedan subordinadas a ella.

42. La hipocresía, la vanidad, la arrogancia, la ira, la rudeza, son cualidades demoníacas. Son los enemigos de la sabiduría y la devoción. Son los obstáculos que se yerguen en el camino del Yoga. Elimínalos sin contemplaciones.

43. La comida Sattvica ayuda al Yoga-Sadhana. Toma legumbres verdes, verduras, leche, frutas, cereales, calabazas, plátanos, mantequilla. Eso te dará energía, vigor, salud, alegría y bondad. Son alimentos deliciosos, finos, sustanciosos y agradables.

44. Evita los chilis, cosas agrias, muy cocinadas, picantes, secas, demasiado quemadas o condimentadas. Esas substancias son Rajasicas. Producen malestar y enfermedades. Abandónalas.

45. Todo lo que es rancio, corrupto, podrido, huevos, pescados, etc, son alimentos Tamásicos. Rechaza también todo eso.

46. Reverencia al precepto, a los santos, a los sabios, yogis, Munis santos, sannyasis y brahmines eruditos. Ten fortaleza espiritual. Sé puro. Observa el Brahmacharya. Practica Ahimsa. Esto es la austeridad del cuerpo.

47. Di siempre la verdad. Habla sólo aquellas palabras que generen el amor. Habla de aquello que es beneficioso. Esto es la austeridd de la palabra.

48. Sé ecuánime, bondadoso, autocontrolado. Sé puro de naturaleza. Controla tus pensamientos. Esto es la austeridad de la mente.

49. El glotón no es apto para el Yoga. El que se mortifica o ayuna demasiado no puede practicar Yoga. Similarmente aquel que se deja llevar por la inercia y que duerme demasiado, o aquel que duerme muy poco y como un torbellino está siempre enredado en actividades Rajásicas, tampoco es apto para el Yoga. Adopta el dorado término medio, que es el camino del sabio.

50. Aquel que es el mismo para el amigo y para el enemigo, que está Sereno en el placer y en el dolor, en el frío y en el calor, en el honor y en el deshonor, en la critica y en la alabanza, que no tiene apegos ni egoismo, que está siempre contento y feliz, que es caritativo, que no odia a ninguna criatura; ese devoto ha realizado a Dios. Ha trascendido las tres cualidades (Satva, Rajas, Tamas).

51. Un sabio liberado está libre de la pasión, del apego, del miedo, del odio, y egoismo. Tiene una mente equilibrada y una visión ecuánime.

52. Nadie puede eliminar o destruir el Atman ya que es espíritu, y es en extremo sutil, y sin forma. Es espíritu, y no materia.

53. La mente es superior a los sentidos. El Intelecto puro es superior a la mente. Atman es superior al intelecto. No hay nada mayor que Atman.

54. Brahman carece de sentidos, de mente, y de Prana. Está dentro de todos los seres, y también está más allá de ellos. Es inmutable y en extremo sutil.

55. El es la Luz de todas las luces. Más allá de las tres cualidades de la Naturaleza, es infinita sabiduria. Llegamos a El por medio de la sabiduría.

56. Asi como el sol ilumina al mundo entero, un Unico Brahman ilumina todos los intelectos.

57. Controla los sentidos y la mente. Reduce a cenizas todos los deseos. Ten un anhelo ferviente e intenso. Elimina el miedo y el enfado. Alcanzarás la liberación o beatitud final.

58. Piensa siempre en Brahman. Medita en Brahman. Ten devoción a Brahman. Sumérgete en Brahman. Establécete en Brahman.

Paz, Amor y Armonía

FUENTE: LA CIENCIA DE LOS SABIOS

martes, 11 de agosto de 2015

FELICIDAD y LOS TRES GUNAS (Sattva- Rajas- Tamas) por Atman Nityananda


FELICIDAD y LOS TRES GUNAS (Sattva- Rajas- Tamas)

La felicidad está directamente relacionada con los tres gunas que son el núcleo de la mente.

Los tres gunas son las cualidades que determinan el modo que la mente funciona y los estados mentales y emocionales que occuren en la mente.  El dominio de los gunas en la mente cambia constantemente según la constitución mental y las circunstancias externas. Y esta sucesión de los gunas no para nunca.

~ SATTVA es el guna que da a la mente pureza, lucidez, paz, felicidad, compasión, salud, equilibrio, armonía, claridad, discernimiento, compresión, contentamiento, tranquilidad.
~ RAJAS es el guna de la proyección y externalización y causa en la mente movimiento, distracción, pasión, imaginación, sufrimiento y agotamiento. Cuando en la mente predomina el Rajas sentimos impaciencia, exageración, deseo, codicia, celos, ira, apego, deseo de poseer, hiperactividad, nerviosismo, agresividad, ansiedad, competitividad. El deseo del poder, del prestigio y de la fama son estados mentales rajasicos.
~ TAMAS es el guna de la ignorancia, el guna que cubre la verdad y causa en la mente inercia, oscuridad, confusión, estupor, pereza, engaño, depresión, impotencia, perversión, autodestrucción y adicciones.

Cuando en la mente se predominan las cualidades Tamas y Rajas es imposible que uno se sienta feliz. Solo cuando se predomina en la mente el Sattva guna podemos experimentar felicidad.

Los tres gunas (sattva-rajas-tamas) hay en las mentes de todos los seres humanos pero en la mayoría de la gente predominan el Tamas y el Rajas -el Sattva predomina menos y por poco tiempo. La mayoría de la gente pasan sus días y la mayor parte de sus vidas entre estados tamásicos y rajásicos -solo de vez en cuando viven estados sáttvicos. Por eso pocas veces experimentan paz, felicidad y amor y pocas veces se sienten contentos -ya que estos son estados sáttvicos.

Pero en la mente de un aspirante espiritual avanzado predomina el Sattva y por eso en la mayoría de su tiempo experimenta paz y felicidad y se siente contento.
El iluminado gracias a su práctica incesante por muchos años y gracias a Dios ya tiene una mente totalmente sáttvica y libre de Rajas y Tamas y por eso experimenta sin ningún esfuerzo o interrupción la paz y la dicha del espíritu.

Eliminar el Rajas y el Tamas de la mente y aumentar el Sáttva hasta que la mente se vuelva totalmente sáttvica es un proceso exigente y hace falta muchos años de práctica diligente y bien organizada. En el sendero espiritual no sirven para nada las buenas intenciones y decisiones sin voluntad solida para aplicarlas.

Que Dios te bendiga que liberes su mente de las energías egoístas en este misma vida y vivas la paz y la dicha eterna del Alma.

Paz, luz y amor

¿SER FELIZ ES SOLO UNA CUESTIÓN DE DECISIÓN? y SER CONSCIENTE DE SÍ MISMO Y FELICIDAD

¿SER FELIZ ES SOLO UNA CUESTIÓN DE DECISIÓN?
y SER CONSCIENTE DE SÍ MISMO Y FELICIDAD

Ser feliz no se puede conseguir simplemente por una decisión. Puedo decir mil veces que a partir de este momento estaré dispuesto de ser feliz ocurra lo que ocurra pero esto no significa que lo seré. Las buenas intenciones por sí mismas no pueden dar resultados. Hace falta práctica bien organizada y aplicada.

También, ser consciente de sí mismo no hace uno necesariamente feliz, porque las energías egoístas siguen funcionando compulsivamente y causan sufrimiento a pesar de nuestras decisiones o intenciones y a pesar del hecho de ser conscientes de lo que pasa en nuestra mente y corazón.

Lo que nos hace sufrir está cristalizado dentro de nosotros y es una energía densa y distorsionada que funciona como una maquina independientemente de nuestra voluntad, razón y compresión. La llamamos ego o mente egoísta.

Entonces la decisión de ser feliz independientemente de las condiciones externas es solo el primer paso. Para que pueda dar resultados debe ser una decisión estable y acompañada por acciones, por una voluntad solida y resistente y por paciencia, perseverancia, práctica diligente y fuerza interior para superar los obstáculos que puedan impedir este proceso.

FELICIDAD y LOS TRES GUNAS (Sattva- Rajas- Tamas)

La felicidad está directamente relacionada con los tres gunas que son el núcleo de la mente.

Los tres gunas son las cualidades que determinan el modo que la mente funciona y los estados mentales y emocionales que occuren en la mente.  El dominio de los gunas en la mente cambia constantemente según la constitución mental y las circunstancias externas. Y esta sucesión de los gunas no para nunca.

~ SATTVA es el guna que da a la mente pureza, lucidez, paz, felicidad, compasión, salud, equilibrio, armonía, claridad, discernimiento, compresión, contentamiento, tranquilidad.
~ RAJAS es el guna de la proyección y externalización y causa en la mente movimiento, distracción, pasión, imaginación, sufrimiento y agotamiento. Cuando en la mente predomina el Rajas sentimos impaciencia, exageración, deseo, codicia, celos, ira, apego, deseo de poseer, hiperactividad, nerviosismo, agresividad, ansiedad, competitividad. El deseo del poder, del prestigio y de la fama son estados mentales rajasicos.
~ TAMAS es el guna de la ignorancia, el guna que cubre la verdad y causa en la mente inercia, oscuridad, confusión, estupor, pereza, engaño, depresión, impotencia, perversión, autodestrucción y adicciones.

Cuando en la mente se predominan las cualidades Tamas y Rajas es imposible que uno se sienta feliz. Solo cuando se predomina en la mente el Sattva guna podemos experimentar felicidad.

Los tres gunas (sattva-rajas-tamas) hay en las mentes de todos los seres humanos pero en la mayoría de la gente predominan el Tamas y el Rajas -el Sattva predomina menos y por poco tiempo. La mayoría de la gente pasan sus días y la mayor parte de sus vidas entre estados tamásicos y rajásicos -solo de vez en cuando viven estados sáttvicos. Por eso pocas veces experimentan paz, felicidad y amor y pocas veces se sienten contentos -ya que estos son estados sáttvicos.

Pero en la mente de un aspirante espiritual avanzado predomina el Sattva y por eso en la mayoría de su tiempo experimenta paz y felicidad y se siente contento.
El iluminado gracias a su práctica incesante por muchos años y gracias a Dios ya tiene una mente totalmente sáttvica y libre de Rajas y Tamas y por eso experimenta sin ningún esfuerzo o interrupción la paz y la dicha del espíritu.

Eliminar el Rajas y el Tamas de la mente y aumentar el Sáttva hasta que la mente se vuelva totalmente sáttvica es un proceso exigente y hace falta muchos años de práctica diligente y bien organizada. En el sendero espiritual no sirven para nada las buenas intenciones y decisiones sin voluntad solida para aplicarlas.

SER COSCIENTE DE SÍ MISMO
Ser consciente de sí mismo es un estado conciencial muy importante que permite a que uno trabaje con sí mismo y disuelva todo eso que le limita y que le impide darse cuenta de que es consciencia pura y no una entidad egoísta que se identifica con el cuerpo y la mente inferior.

Ser consciente de sí mismo no es lo mismo para un principiante y para un iluminado, porque el principiante tiene una mente impura, oscura y tamasorajásica mientras un iluminado tiene una mente pura sáttvica, lúcida y sosegada.

Que un principiante sea consciente de sí mismo por sí solo no basta para que sea feliz, porque no hay un contacto profundo con su esencia y cuando lo hay (raras veces) dura poco. Además como he dicho anteriormente en la psique de los principiantes y la gente ignorante siguen funcionando las energías egoístas causando sufrimiento de una y otra manera.

Lo que logra un principiante cuando es consciente de sí mismo
es que se vuelve más consciente de su estado mental y emocional y tiene una percepción (no muy profunda) del silencio interior, pero sigue identificado con el cuerpo y funciona como un ´cuerpo-yo´ separado.  Gradualmente y según su progreso en la disolución de las energías egoistas y su capacidad de mantener la mente sosegada y enfocada en su fuente, experimentará más y más el silencio interior y se manifestará gradualmente la paz y la dicha de su Alma.

LA MENTE Y FELICIDAD
El único obstáculo que nos impide ser conscientes profunda y plenamente de nuestra naturaleza verdadera y experimentar el Ananda (dicha divina) que ya somos es la mente impura.
La impureza de la mente es el ego que es una pluralidad de energías bajas y densas con sus ramas mayores el deseo de placer (sobre todo el deseo sexual y la gula) y el orgullo. Todas las demás ramas egoístas son solo modificaciones de estas primeras ramas. O sea, la ira, el miedo, la depresión, la impaciencia, la envidia, la codicia, el descontento y el vacío que sentimos son solo subproductos del deseo y del orgullo.

Solo una mente totalmente pura está libre de sufrimiento y  puede reflejar sin distorsión y sin esfuerzo alguno la paz y la dicha eterna del Alma.

Paz luz y amor